http://www.elpais.com/recorte/20100404elpdmgpan_2/LCO340/Ies/Miguel_Delibes.jpgDissabte va fer un any de la mort de l’escriptor val.lisoletà Miguel Delibes (1920-2010). Aquest post pretén ser un petit homenatge, el record que no vam poder dedicar-li l’any passat, al genial novel.lista, periodista i catedràtic de Dret mercantil, el qual no va dubtar en posar la seva prosa al servei d’una causa tan lloable com revisar la redacció d’un article de la Constitució espanyola (el 41, apartat 2), tot mesurant l’adequació de cadascuna de les paraules del text. Volem fer-ho reproduint les primeres línies de La Naturaleza en la Constitución, un article breu que trobareu en el recull dedicat a l’autor El otro fútbol, publicat per Destino el 1981:

“Aunque soy poco amigo de meterme en políticas, estimo que, en el caso de la redacción del proyecto de la Constitución, todos los españoles tenemos el deber moral de puntualizar aquellos extremos que consideramos vagos o imprecisos, estrechos o demasiado holgados, ya que en el caso presente no se trata de cortarnos un traje de temporada, sino que aspiramos a algo más estable y duradero. Y si, como español metido en literaturas, encuentro todo el proyecto excesivamente largo y meticuloso –y, en consecuencia, objetable-, voy a limitarme a juzgar un artículo –el 41- y especialmente un apartado –el 2º- que por querer concretar demasiado, resultan, a mi juicio, incoloros y desorientados. Mis amigos los ecologistas han echado ya su cuarto a espadas en el empeño, generalmente con acierto, y hoy lo echo yo, en la confianza de que entre todos pondremos un poco de orden y precisión en la redacción del mencionado artículo, cosa necesaria si aspiramos seriamente a que en el futuro deje de ser la Naturaleza víctima de los desmanes de algunos y la pagana de un desarrollo industrial improvisado e incoherente. El citado punto del artículo 41 dice concretamente así:

“Los poderes públicos velarán por la utilización racional de los recursos y espacios naturales y de los montes y por la conservación del paisaje y de la fauna, garantizando el mantenimiento y potenciación de los recursos naturales y la protección y mejora del medio ambiente”.

He aquí mis objecciones: […]”

Podeu llegir les objeccions de l’autor a partir de la pàgina 55 de l’esmentat llibret.