http://api.ning.com/files/pRBxjAhsbtzGcnTDaDfNZb3rUsHo-Sb8llmOoZ7RUQGu7tvEhnhf0uZmQhWgzGEs4p-oNxKVgiuR3j-0Oyf4nDCd0W7QR9SA/Fotografa.jpgTornem amb la poesia, avui de la mà de David Rey Fernández (Ferrol, la Corunya, 1985), un jove advocat gallec que té el seu propi despatx especialitzat en reclamació de danys, separacions, divorcis, capitulacions i arrendaments. Rey Fernández, llicenciat en Dret per la Universitat de Santiago de Compostel.la, va guanyar aquest any el prestigiós Premi de poesia Antonio Carvajal en la seva dotzena edició amb Las alas de una alondra madrugando, publicat per l’editorial Hiperión i que porta gairebé vint setmanes seguides com un dels poemaris més venuts a Espanya segons el diari ABC. Preguntat per la relació entre poesia i Dret, l’autor explicava en una entrevista recent que “es una situación en la que aparece el Derecho como un espacio donde tienes los pies en la tierra, y la poesía como si estuvieras en el aire, pero no es así” ja que “tanto el poeta como el jurista trabajan con palabras, y el jurista es el gramático del Derecho, y también hubo poetas como Federico García Lorca que lo estudiaron, aunque creo que no le gustaba mucho”.

Us deixem amb les paraules del poeta:

IV

Aquí está la alegría y en sus manos se tienden los leones.

Alegría
hacia tu vientre me inclino
y del verdín de tu pubis cae rocío.

Alegría,
ya no quedan motores rotos herrumbrando los caminos
y en mis ojos hay puerta que no quieren cerrarse
– por sus arcos pasa la vida con los cabellos sueltos,
parten trenes cargados
para limpiarse al alba -.

Alegría,
eres como una muchacha con las piernas abiertas
y en tus muslos las hiedras se hacen ríos.

Alegría.

he buscado tus ramas: aquí está la madera dilatada,
al parto de tus flores voy desnudo
y de mis dientes caen palomas
que propagan tu nombre por la Tierra:
eco dulce de plumas en el barro,
hoy la vida aletea como un pecho.