http://www.eduqual.org/img/articulos_prensa.jpgAhir vam trobar a la premsa, entre les diferents anàlisis de la manifestació de dissabte i del partit que havia de jugar la Roja contra Holanda al vespre, un parell d’escrits signats per professors de la casa: La Vanguardia va publicar Un paso atrás, del catedràtic de Dret constitucional Joan Vintró i a El Periódico de Catalunya va aparèixer una nova col.laboració breu del catedràtic de Dret penal Joan J. Queralt, titulada Esperança en la intel.ligència. En el mateix diari, Miguel Pérez-Moneo, professor de Dret constitucional de la UB, responia a Jordi Maldonado, un lector de Barcelona que preguntava si la Constitució havia patit algun canvi des de l’any 1978. Malauradament, la secció de preguntes als experts no es troba enllaçada al web, de manera que transcriurem aquí el text de l’edició en castellà (pàg. 17), a la qual hem tingut accés:

“La Constitución solo ha sido reformada en 1992, para añadir dos palabras (“y pasivo”) al artículo 13.2, para poder ratificar el Tratado de Maastricht, por el que se creó la UE y se dio el derecho –“de sufragio activo y pasivo”- a los ciudadanos comunitarios de ser candidatos en las elecciones municipales. Pueden proponer la reforma el Gobierno, el Congreso, el Senado y los parlamentos autonómicos.

Los requisitos varían en función del contenido que se vea afectado. Para algo relativo a la Corona, a los derechos fundamentales o al título preliminar de la Constitución, se sigue el procedimiento del artículo 168, que exige la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones, la aprobación del texto por dos tercios de cada cámara y someter la reforma a referendo. Para reformar otros contenidos, como en el caso de 1992, se sigue el procedimiento ordinario (artículo 167), de carácter parlamentario, que requiere, a grandes rasgos, una mayoría de tres quintas partes de cada cámara”.